Cómo alargar la vida de las fachadas en zonas costeras

Piezas de gran resistencia a la salinidad y ligeras, para una instalación más fácil

La costa, el mar, el olor a salitre y esa evocación de largos días (y noches) de verano. 

No puedo evitar recordar esas vacaciones, donde llenábamos el coche hasta los topes para ir a pasar una semana a la costa; la sombrilla, las maletas, la nevera de playa, la colchoneta… toda una aventura para los de interior.

Me encantaba, y me sigue ilusionando.

Lo único que me incordia, es cuando el salitre se te pega por todo el cuerpo, incluso en la cara, y no puedes quitártelo durante todo el día. 

Y pienso que a los edificios les pasa lo mismo. No es que pueda hablar con ellos, pero veo sus consecuencias.

Las fachadas ubicadas en el litoral, se deterioran con mayor facilidad que los inmuebles del interior, por la corrosión del salitre. Y también suelen estar muy expuestos a las inclemencias meteorológicas de la costa.

Por eso, los vecinos que viven en primera línea de playa durante todo el año, saben que elegir un material y acabados de calidad para sus fachadas, es muy importante.

A decir verdad, contar con elementos de fácil mantenimiento y larga durabilidad, da mucha tranquilidad (siendo del litoral, como del interior).

Un material no poroso y que aguanta bien las inclemencias meteorológicas de la costa, es el hormigón polímero.

Y no lo decimos por que sí. 

El departamento de I+D de materiales de ULMA, realiza ensayos y pruebas de durabilidad en base a la norma EN14617, para que la mezcla de áridos que compone el material, siempre sea la óptima.  

Mira este ejemplo; es un edificio de apartamentos en Gandía, Valencia, dónde han escogido piezas prefabricadas en este material para su rehabilitación. 

Los frentes de forjado originales de la fachada, se encontraban en mal estado y con riesgo de desprendimiento, por lo tanto, se decidió que había que sustituirlos. Y es que 40 años, no pasan en vano.

Si quieres saber más sobre prefabricados arquitectónicos para la rehabilitación, nos puedes contactar aquí.  

Los vecinos querían que la rehabilitación fuese definitiva y duradera, y necesitaban piezas de alta resistencia y con un buen comportamiento frente a la salinidad. 

Como hemos dicho antes, el hormigón polímero, es un material no poroso. Gracias a esto, el salitre no penetra en las piezas y no oxida el anclaje. Esto quiere decir, que las varillas que las mantiene unidas a la fachada, se conservan en buen estado por más tiempo, dotando a las piezas de una mayor durabilidad. 

Además, este material permite crear piezas ligeras, de menor sección y peso, que facilita su transporte y montaje en obra. Y son sencillos de instalar. 

En el caso de que surja alguna duda en la fase de instalación, nuestros técnicos te asesoran hasta que se monte la última pieza. 

En esta ocasión, se han suministrado más de 300 frentes de forjado, en color blanco.

Catálogos

Dossier Prefabricados Arquitectónicos

Dossier Prefabricados Arquitectónicos

Descargar
Folleto Prefabricados Arquitectónicos

Folleto Prefabricados Arquitectónicos

Descargar

Tenemos una newsletter de ARQUITECTURA, que no es como las demás. Te lo contamos aquí:

¿De qué va la newsletter de arquitectura?