Estética rotunda y altas prestaciones energéticas para el Centro Ocupacional APANID (Getafe)

Cómo conseguir combinar materiales, diferentes dimensiones de ventanas y una instalación que vaya sobre ruedas.

No cabe duda de que ayudar a los demás suma puntos en la cartilla del KARMA (recibes lo que das) pero lo mejor de todo es lo bien que te hace sentir. Mejora el ánimo, y además te sientes útil.

Está probado científicamente, y seguro que lo has sentido en tus propias carnes.

Es por eso que, cuando el proyecto en el que colaboramos, es un Centro Ocupacional para una Institución como APANID, la sensación es todavía mejor. 

¿Por qué?

Porque APANID es una Asociación de Padres y amigos de niños diferentes, que lleva más de 50 años dedicándose a mejorar la vida de las personas con discapacidad intelectual, ayudándoles en su integración laboral.

Vamos a contarte lo más significativo y lo que más te puede interesar de este proyecto:

La Doctora Internacional en arquitectura, Mafalda Riveiro es la responsable de la proyección de este conjunto de edificios, que se despliegan en altura, donde se han utilizado diferentes materiales, colores y soluciones.

Estética rotunda combinando colores y materiales

El objetivo era conseguir una estética rotunda, combinando distintos colores y materiales para poder diferenciar los edificios que conforman el conjunto y diferenciarse de los que se encuentran en el entorno.

¿Cómo se ha conseguido? 

1. Combinando materiales: Asesoramos para definir el detalle constructivo idóneo.

Para el área central de 3 alturas se ha elegido la fachada de hormigón polímero en color blanco. En este volumen central se integran cuatro módulos de 1 altura con fachadas negras de zinc y el pórtico de entrada en hormigón tradicional gris.

El encuentro entre materiales ha jugado un papel importante y ha sido complejo. Es primordial solucionar tanto el aspecto estético como el constructivo de estos encuentros, sobre todo para evitar problemas posteriores de humedad. El diseño del detalle constructivo para cada caso concreto ha sido decisivo.

2. Adaptando la fachada a los huecos dispares: Modulamos la fachada al milímetro.

Con el objetivo de optimizar la presencia de luz natural, el edificio cuenta con huecos de dimensiones dispares: Franjas horizontales, verticales, superficies traslúcidas y transparentes. Y cada una de ellas, han sido elegidas en función de la proyección de luz necesaria hacia el interior. Esta característica, además, otorga originalidad a la fachada. Las dimensiones de las ventanas varían desde los 1,5 m2 a los 31m2, por lo que ha sido necesario realizar un estudio muy detallado de la modulación de las fachadas para que éstas, fuesen coherentes con los huecos. La arquitecta destaca que la colaboración del equipo técnico de ULMA en este punto, ha sido fundamental, tanto en la fase de proyecto como en la fase de construcción.

“Durante el día, una ventana es una preciosa lámpara” Gae Aulenti (arquitecta que tocó todas las bellas artes del siglo XX)

3. Con la estabilidad dimensional y planeidad del hormigón polímero.

Otro de los puntos fundamentales que afectan al resultado final de la obra es el material. Para el edificio principal, ya hemos comentado que se seleccionó el hormigón polímero. Estas placas tienen una mayor estabilidad dimensional y planeidad, comparada con otros materiales. Como resultado obtenemos una fachada mucho más limpia y depurada. Matiz importante a destacar es la utilización de placas de gran formato 1800x900 mm. Además, tanto para la fachada como para los recercados el material utilizado es el mismo. Esto también es un plus valorado positivamente por el equipo facultativo.

Sostenibilidad medioambiental: Certificación energética clase A

En el diseño del edificio se han tenido muy presentes cuestiones relativas al ahorro energético y la sostenibilidad ambiental, siendo una de las premisas principales, conseguir una fachada con altas prestaciones energéticas. El edificio APANID ha obtenido una certificación energética clase A.

Además de la fachada ventilada (que puede llegar a reducir hasta en un 30% el consumo energético) se han empleado otras medidas: protección solar diferenciadas para cada orientación de las fachadas, vidrios de muy baja transmitancia térmica y factor solar, carpinterías con rotura de puente térmico, instalaciones altamente eficientes con recuperación de calor, sistemas de detección de presencia, sobredimensionamiento de los aislamientos térmicos, etc… En este sentido tanto Mafalda Riveiro como su equipo lo tienen claro: 

“La arquitectura debe estar al servicio de la sociedad y aportar valor, mejorando el entorno y la calidad de vida de las personas”.

Si quieres saber más sobre esta u otra solución arquitectónica, contáctanos.

El broche final: Instalación Rápida ahorrando costes y evitando problemas

Si a todos los puntos anteriores le añadimos, que tanto el proceso como los tiempos de instalación han sido rápidos y sin problemas, pues que vamos a decir, que es el mejor broche para cerrar este proyecto. Se ha convertido en el icono de la institución APANID y nos deja a todos con un estupendo sabor de boca. Esto ha sido posible trabajando intensa y anticipadamente en equipo, definiendo al detalle y sobre el plano, todos los puntos críticos con los que nos vamos a encontrar.

El Centro Ocupacional para 330 usuarios, está volcado en la inserción laboral de personas con discapacidad intelectual. Esta labor coloca a APANID a la vanguardia de la integración laboral.

Catálogos

Dossier de fachadas ventiladas

Dossier de fachadas ventiladas

Descargar
Colores y texturas

Colores y texturas

Descargar

Tenemos una newsletter de ARQUITECTURA, que no es como las demás. Te lo contamos aquí:

¿De qué va la newsletter de arquitectura?